02 CATÁLOGO

Por Materia

Dos instrumentos

Le dur desir de durer (2005)

Soprano y guitarra. Textos de Pilar Martín Gila y fragmentos de otros autores. Homenaje a Juan Manuel Díaz-Caneja.


Texte alternatif




Plantilla: soprano | guit
Fecha: 2005
Duración: 8'20"
Textos: Poemas de Pilar Martín Gila (escritos para la obra musical) y fragmentos de textos de personajes relacionados con la Guerra Civil española (César Vallejo, Ernest Hemingway, Juan Larrea, William Faulkner, Medardo Fraile, Manuel Lueiro Rey, Arturo del Hoyo, crónicas periodísticas...).
Encargo: Fundación Díaz-Caneja, con motivo del centenario del nacimiento del pintor Juan Manuel Díaz-Caneja.
Estreno: III Festival Internacional de Guitarra de Palencia, 15/11/2005.
Patricia Rozario (sopr.), Carlos Bonell (guit.).
Partitura: Bèrben Edizioni Musicali E.5445B.
Distribución y venta: SHEET MUSIC PLUS [comprar]
Comentario: Cuando se aborda una obra que –desde su inicio– se plantea como homenaje a un artista, el compositor debe hacer frente a ciertos tópicos y a sentimentalismos innecesarios. En esta obra he de confesar que, en este aspecto, el problema que se me daba no se situaba en el plano sentimental, ya que no conocí personalmente a Díaz-Caneja. Sin embargo, al intentar formarme una visión más precisa de su obra y de su vida (y de la relación de ambas), sí me encontré con un aspecto que podría, e iba de alguna forma, a interferir en la obra musical: su pensamiento y compromiso políticos, el contexto histórico en que se desarrolló su arte y, lo que es más importante, cómo el pintor huye de lo panfletario para incorporar su visión del mundo a la pintura. Plantear pues una obra a partir de la de otro que, a su vez, parte de un pensamiento preciso, es siempre una tarea que exige un equilibrio entre el respeto y la dimensión más auténtica de la libertad creativa.
Desde el punto de vista musical, la obra se desarrolla en una concepción formal por planos superpuestos y secciones, que parten de una simbolización muy subjetiva de determinados elementos de la obra de Díaz-Caneja y de su contexto político-social. Así, la obra está compuesta sobre un plano base que constituye el sustrato profundo de la composición, y que será interpolado por otros elementos que dotan al discurso de una dialéctica entre lo expresivamente móvil y lo estático. La voz cumple un papel fundamental en la conformación de esta dialéctica, siempre con un carácter fragmentario que –de una u otra forma– dotará de un carácter muy específico a cada sección formal. De este modo, existe un plano que transcurre como un sustrato continuo en la obra, donde se trata de ver pasar la vida de un hombre (Caneja) y el contexto que le tocó vivir como si se tratara de una sucesión de imágenes, de fotogramas sonoros. Esta forma caótica alude directamente al recuerdo, a una memoria que nunca es lineal y coherente, no se puede controlar y –por tanto- nos aparece como una sucesión fragmentada de realidad. En este plano, construido a partir de textos muy diversos (fragmentos de cuentos y poemas, crónicas de la guerra civil, frases de autores extranjeros que vivieron la contienda española...), lo narrativo se convierte en fragmentario. Por el contrario, el otro plano, que irrumpe portando lo poético (poemas de Pilar Martín Gila) es el que cobra “narratividad” en cuanto a lo que tiene la poesía de implicación con lo real, en su naturaleza de lo vivido, en su visión de la experiencia de vivir y sufrir viviendo.
Documentos: Textos poéticos